Ya sea llamada La Casa de los Azulejos o el Palacio de los Condes del Valle de Orizaba, es un edificio ubicado en el centro histórico de la Ciudad de México, exactamente entre la calle de Madero y Cinco de Mayo, actualmente es un restaurante manejado por Sanborn´s.

¿Pero qué es lo que hace atractivo a este lugar?

Pues empecemos por la historia, apesar de que diariamente transitan miles de personas a un costado del inmueble, me atrevería a decir que por lo menos el 95% de la veces el origen es totalmente ignorado.

Fue construido durante la época colonial, es una de las obras más bellas de la arquitectura civil del barroco novohispano, gracias a su caparazón de azuelejos de talavera poblana.

La construcción original fue levantada en el sigo XVI y fue conformada por la unión de dos casonas señoriales. Ambas propiedades, aunque separadas por un callejón, se ubicaban en ese entonces frente a la Calle de Plateros, exactamente delante al Convento de San Francisco el Grande.

Siendo Damián dueño de está propiedad y viéndose en apuros económicos, se ve en la necesidad de venderla, incluida la pequeña plaza anexa, a Diego Suárez en el año de 1596. Suárez al momento de enviudar se retira a Zacatecas dejandole así la propiedad a su hija quien se casó con el Segundo Conde del Valle de Orizaba de nombre Luis de Vivero, hijo y heredero de Don Rodrigo de Vivero y Aberrucia (El primer Conde). Don Rodrigo hereda una de las propiedades que se encontraba anexa a la casa de su hijo, por lo que Don Luis las mandó a reparar y de paso a unir. Aunque el aspecto que actualmente tiene, no se le debe a él.

Pasó el tiempo y para ese entonces Doña Graciana Suárez de Peredo (Quinta Condesa del Valle de Orizaba), es quien toma la decisión en el año de 1737 de solicitar la reparación y embellecerla no solo con el trabajo de la canteria, sino que ordena al arquitecto que la fachada del edificio sea totalmente recubierta con azulejos.

Como primer dato curioso

Teniendo tanta fama no podían faltar las leyendas que acechan este lugar. Según la versión de Luis González Obregón (escritor, bibliófilo, cronista e historiador mexicano) dice que uno de los descendientes del Conde de Orizaba, joven confiado en sus riquezas heredadas y dedicado en entrega al despilfarro total y a la vida mundana, fue incontables veces severamente reprendido por su padre, el cual desesperado ante varias llamadas de atención, solo le bastó a con decirle la siguiente frase:

“Hijo, así nunca llegarás lejos, ni harás casa de azulejos…”

Y al parecer tal oración asentó tanto en la cabeza de su hijo, que empezó a cambiar su forma de vida y ser más responsable, y para demostrar a su padre que no era un inmaduro y que podía esforzarse, reparó y levantó la propiedad recubriendola por completo de azulejos.

Como segundo dato curioso

Uno de los sucesos que presenció ésta casa y marcó una tragedia para sus habitantes, fue el asesinato del ex-Conde Andrés Diego Suárez de Peredo, descendiente de Don Rodrigo de Vivero a manos del oficial Manuel Palacios, ocurrido al bajar las escaleras del patio del palacio. Tal crimen sucedió durante el Motin de la Acordada (Disturbios iniciados por José María Lobato frente a la cárcel de la acordada) cuando se desató el saqueo en la ciudad. Los hechos refieren a una venganza por parte de Manuel contra el ex Conde, quien se oponía totalmente a que Palacios tuviera una relación formal con una joven de la familia. El oficial una vez encontrado culpable fue sentenciado y ejecutado frente a la llamada Plaza de Gardiola.

Como tercer dato curioso

Entre el arte que alberga el interior del palacio, destaca el mural titulado “Omnisciencia” del pintor José Clemente Orozco, que abarca la pared Norte de las escaleras principales de acceso al segundo nivel. Dicho mural muestra una sacerdotista arrodillada, y junto a ella se encuentran hombres alegóricos a la voluntad y la virtud.

Mural Omnisciencia Foto tomada de: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/9/9a/MURAL_EN_LAS_ESCALERAS_EN_LA_CASA_DE_LOS_AZULEJOS.jpg
Mural Omnisciencia
Foto tomada de: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/9/9a/MURAL_EN_LAS_ESCALERAS_EN_LA_CASA_DE_LOS_AZULEJOS.jpg

Recomendación

Como se ha mencionado anteriormente, hoy en día es un restaurante manejado por Sanborn´s el cual apesar de encontrarse en una ubicación muy conocida, la entrada es discreta. Tendrás que hacer una reservación si quieres pasar al instante, en caso contrario, esperar algunos minutos a que algunas mesas se desocupen para poder ingresar, ya que en cuanto abre al público, empiezan a llegar desde clientes frecuentes hasta turistas  para observar el llamativo lugar.

Desde que pones un pie adentro, el ambiente es tranquilo y relajado, una persona te recibe en la entrada y te conduce hasta tu lugar. Lo primero que se puede notar es un piano sonando al final del pasillo dandole un toque de elegancia y sentimiento.

Los azulejos, los candelabros, las columnas, las pinturas, la fuente, las puertas, las ventanas, los barandales, te introducen tanto en el ambiente, que sientes como si realmente estuvieras viviendo en la época colonial.

Fuente de la Casa de los Azulejos Imagen tomada de: www.travelbymexico.com
Fuente de la Casa de los Azulejos
Imagen tomada de: www.travelbymexico.com

Las meseras portan un uniforme blanco, con listones del color de la bandera, tienen un trato amable y constantemente asisten a tu lugar para preguntar si necesitas alguna otra cosa. Por cierto, la vajilla combina con los azulejos ¿Qué otra cosa más necesitas para sentirte cómodo?

Interior de la Casa de los azulejos Foto tomada de: vuelosbaratosbaratos.com
Interior de la Casa de los azulejos
Foto tomada de: vuelosbaratosbaratos.com

La carta contiene alimentos tanto mexicanos como internacionales. El gastó minímo que harás en el lugar será de entre $150 a $250 por persona.

Horario:

Lunes a domingo de 07:00 a 01:00 hrs.

Telefono: 5512 1331 o bien 5512 7824

 

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta