El  martes 11 de Octubre en la sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes alrededor de las 19:00 horas se hizo la presentación de los libros  “Muerte en la azotea” en donde habla de la situación política que se vivió años atrás y “La Lujuria del gourmet” cuyo autor es Carlos Bracho, ambos libros se consideran autobiográficos; el autor estuvo acompañado de sus dos grandes amigos ensayistas, Dionicio Morales e Ignacio Trejo Fuentes.

Dionicio Morales hizo un resumen breve de la vida del autor de una forma muy particular que atrajo la atención del recinto haciendo más interesante la presentación, demostrando  su amistad haciendo bromas inofensivas pero si perder la secuencia del tema.

Algunas frases del poeta Dionicio hacia el señor Carlos Bracho fueron, “Su historia como creador en varias disciplinas ha dejado una huella imperdurable que ya es difícil de borrar”…”Está considerado como un fuera de serie en este sentido del que hablamos porque se ha convertido en lo que la voz populi y en barrios bajos llaman el mil usos, el todólogo.”

Sobre La lujuria del gourmet” dividió el libro por cuatro capítulos, nos muestra unos entornos culinarios y gastronómicos de experiencias del autor, así como cartas de amor dirigido a una mujer y en ciertos momentos con un gran sentido del humor.

14697015_1099459103436101_968879756_n

El libro de Muerte en la azotea”, nos narra un planteamiento de Carlos Bracho como luchador social en momentos revolucionarios en México en el siglo XX, así como el movimiento del 68, los problemas en los años setenta con las guerrillas hasta llegar a problemas del presente.

Por  parte de Ignacio Trejo Fuentes, hizo una introducción a la trama sobre “Muerte en la azotea” donde relata que el personaje principal recuerda cuando era guerrillero  en el estado de Chiapas.

“Ha sido un gran defensor de los derechos humanos, luchar con la corrupción contra los gobiernos cuando antes hacerlo era suicida, lo hacía con una valentía a través del periódico pero también se refleja en sus textos literarios”, indicó Ignacio Trejo.

Tiene la facilidad de darle voz a su personaje principal haciendo un interés por el lector en todo momento del libro y dando una línea de seguimiento sin dejar hojas de relleno.

Carlos Bracho forma parte del programa “Leo… luego existo” de Extensión Cultural del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), también es miembro de la Sociedad General de Escritores de México, además apoyó a nuevos talentos pintores, estuvo dentro de la política  y ha sido reconocido en muchos países gracias a las actuaciones de doblaje y novelas.

14672904_1099431740105504_890115950_o

No hay comentarios

Dejar respuesta