Entonces comprendió Jesús que vino traído al engaño como se lleva al cordero al sacrificio, que su vida fue trazada desde el principio de los principios para morir así, y, trayéndole la memoria el río de sangre y de sufrimiento que de su lado nacerá e inundará toda la tierra, clamó al cielo abierto donde Dios sonreía, Hombres, perdonadle, porque él no sabe lo que hizo.

                                                                                                                    José Saramago,

EL EVANGELIO SEGÚN JESUCRISTO

¿Por dónde empiezo? ¿Cómo hablar de José Saramago sin explotar de emoción y gritar a todo el mundo “¡léanlo!”?

Comenzaré diciendo:

José Saramago es uno de los escritores más talentosos de nuestra época, lo cual le valió Premio Nobel de Literatura en 1998, la mejor acogida de la crítica y, sobre todo, el reconocimiento de los lectores. Parte de sus obras son El viaje del elefante, Caín, Las intermitencias de la muerte, El evangelio según Jesucristo y la que posiblemente sea la más famosa y leída de todas sus novelas: Ensayo sobre la Ceguera.

Existencialismo, inquietud, tensión casi intolerable, revelación que penetra en centro umbilical de todo lo que escribe, eso y más encontramos en sus libros.descarga

Es importante que existan escritores como él (crítico, meticuloso, sarcástico en ocasiones, capaz de sintetizar una excelente narrativa con una trama interesante) porque nos recuerdan que, pese a la aparente decadencia de la literatura contemporánea, la alta cultura prevalecerá frente a la avidez de cosas livianas. Sus libros nos hacen reflexionar, nos contagian de su humor (porque hay humor en José Saramago) y nos ofrecen un placer que sólo su lectura es capaz de darnos.

Así mismo, nos abre el mundo de tal manera que caemos en cuenta de que vivimos en una sociedad llena de tropiezos, en la que todos están ciegos, y al mismo tiempo cuestiona el origen de nuestra cultura, creencias y tradiciones. Esto lo podemos encontrar en Ensayo sobre la ceguera y El evangelio según Jesucristo.

Y terminaré con un:

Hoy, día de su natalicio, lo recordamos por regalarnos una obra compleja, bella y enigmática, el mejor regalo que se le puede dar a nuestra civilización.

No hay comentarios

Dejar respuesta