Todos conocemos la costumbre de comer 12 uvas al sonar las campanas que anuncian el inicio de otro año, ya sea para pedir deseos o hacer propósitos, pero ¿de dónde viene esta costumbre tan arraigada en nuestras comunidades?

Una de las teorías más conocidas dice que en España, alrededor de los años 1900, se cultivaban demasiadas uvas y con la finalidad de no desperdiciar estas frutas se les hizo creer a los pobladores que les traería buena suerte.

En Madrid también se dice que las personas denominaban a esta fruta como “Uvas milagrosas”.

Cuando esta costumbre se extendió a países latinoamericanos, no solo se consideraba como un acto para tener buena suerte el comer las uvas, ahora también algunas personas piden 12 deseos o se hacen propósitos para el año que inicia.

Como se trata de una costumbre que ha pasado en voces es difícil determinar el origen, así como se ha distorsionado de buena suerte a deseos.

Si tu acostumbras a comer una uva por cada campanada tómatelo con calma y trata de no atragantarte para iniciar el año con toda la actitud.

No hay comentarios

Dejar respuesta